This post is also available in: English (Inglés) 日本語 (Japonés) Italiano (Italiano)

Casos de uso

Los relojes de pulsera de bienestar y el servicio Navigil tienen diferentes perfiles de usuario para las diferentes necesidades como demencia, personas de edad avanzada con enfermedades de larga duración, personas mayores activas, personas con capacidades cognitivas dañadas y trabajadores solitarios.

Compartir y cuidar

Estamos orgullosos de presentar el Servicio Navigil y el reloj de pulsera de bienestar Navigil 580. Una solución que garantiza la tranquilidad de las personas de la tercera edad, sus familias y sus cuidadores.

Vida activa e independiente en casa

Navigil ayuda, tanto a los proveedores de servicios, como a las personas mayores, creando seguridad y cuidados para una vida independiente y con bienestar 

El usuario, la familia y los amigos como un clan de cuidados

Los miembros de la familia pueden participar fácilmente en el trabajo de cuidados. El servicio Navigil permite compartir la carga de los cuidados en la recepción de llamadas de alarma usando el servicio de disponibilidad del receptor. 

Un botón de llamada de emergencia para pedir ayuda

Presionando un botón grande el usuario puede hacer una llamada de emergencia instantánea. Al mismo tiempo, esta solución proporciona datos esenciales a los cuidadores . 

Elegante reloj de pulsera

Un reloj de pulsera elegante y confortable para mejorar la seguridad del usuario.

Compartir y cuidar con familia y amigos

Los usuarios del reloj, sus familias y sus amigos pueden estar conectados a través de un concepto probado basado en tecnologías inteligentes.

Demencia

Ejemplo de uso e información sobre el reloj de seguridad con tecnología GPS que ayuda a llevar una vida más larga y segura a los enfermos de demencia y otras personas con capacidades restringidas, en su propia casa.

Llamada de emergencia de un botón – caso de usuario

Con solo pulsar un botón, el usuario puede realizar una llamada de emergencia instantánea. El teléfono reloj Navigil 580 realiza una llamada a números preestablecidos y envía información de ubicación del usuario. El Navigil 580 está siempre encendido y permite llamadas de voz bidireccionales y rápidas. El cuidador puede gestionar el reloj de seguridad en el Servicio Navigil y, en caso de emergencia, localizar y guiar al usuario con una interfaz web o móvil.

Testimonio

Jussi, 85, comparte sus impresiones sobre el reloj de pulsera de bienestar Navigil y el Servicio Navigil.

Zonas de seguridad

El dispositivo Navigil S1 tiene integrados teléfono móvil y GPS con funciones de geocerca. El reloj S1 reconoce cuando la persona ha salido de casa y activa su seguimiento GPS. El reloj envía una alarma al cuidador, cuando la persona ha salido de la zona segura. El cuidador puede utilizar la web y el teléfono móvil para localizar a la persona en tiempo real.

Servicio de alertas y notificaciones

Con solo pulsar un botón, el usuario puede realizar una llamada de emergencia instantánea. El Navigil S1 hace una llamada a los números preestablecidos y envía la información de ubicación del usuario. El S1 está siempre conectado y permite llamadas rápidas con enrutamiento inteligente a nivel de red móvil. Los cuidadores seleccionados también pueden hacer llamadas al usuario del Navigil S1. El cuidador puede administrar números preestablecidos en el servicio Navigil y, en caso de emergencia, ubicar al usuario con una interfaz web o móvil.

Llamada de emergencia con un sólo botón

El dispositivo Navigil S1 funciona como un teléfono normal y se puede utilizar para hacer una llamada de emergencia o una llamada telefónica normal. El usuario puede hacer una llamada al cuidador o los familiares para solicitar ayuda con las tareas diarias. La batería del S1 dura varios días y el dispositivo se puede utilizar en cualquier lugar.

Hannu da paseos solo, a diario, en el bosque cercano, sin que el cuidador tenga que preocuparse

Hannu tiene 62 años y tiene síndrome de Down. Al conocer bien los lugares y las rutas, puede moverse fácilmente solo por el vecindario. Sin embargo, tiene dificultades con la percepción del tiempo y de la distancia.

La cuidadora de Hannu, su hermana Raija, ha pasado varias horas de gran preocupación, cuando los paseos de Hannu han sido más largos. Ha tenido que buscar a Hannu con el coche por el bosque y en la ciudad que hay al lado, y también ha tenido que llamar a los vecinos. Nunca se sabe si se ha caído o qué le ha sucedido …

Hace 2 años Hannu consiguió un reloj de pulsera Navigil del que está muy orgulloso y que siempre quiere utilizar cuando está fuera de casa.

Si el paseo de Hannu dura demasiado, Raija hace una llamada a su reloj para pedirle que vuelva a casa.

Si es necesario, Hannu puede hacer una llamada de emergencia al centro de llamadas. Allí le responden amistosamente y le ofrecen ayuda de confianza.

«Estoy encantado de recomendar el reloj de pulsera Navigil y no renunciaría a él por ninguna razón. «Hannu también está ansioso por usar el bonito reloj», dice la hermana de Hannu.

Una mujer de edad avanzada que sufre demencia y no sabe dónde está

Mary tiene 83 años y vive en casa. Ha sido diagnosticada con demencia en etapa temprana pero, con la ayuda de cuidadores que la visitan varias veces al día, está logrando mantener su independencia.

La empresa que ha contratado para su cuidado le ha dado un reloj de pulsera Navigil para asegurarse de que, si ella sale y no ha vuelto a casa a tiempo, tanto sus cuidadores, como su hija Lisa, pueden comprobar su ubicación y recogerla.

Un día, cuando Lisa viene a visitarla, Mary no está en casa. Lisa llama a su esposo Jack y le pide que compruebe, a través de la web, dónde está Mary. Jack le da una dirección a Lisa. Lisa va a un parque cerca de la casa de Mary y la encuentra sentada en un banco y preguntándose cómo puede llegar a casa.

Mary estaba justo dentro del área de geocerca, que se suponía que conocía bien, pero, aún así, estaba perdida. Lisa habla con los cuidadores de la necesidad de ir revisando el área de geocerca a medida que la demencia de Mary empeore.

Rolf quería sentirse seguro y usar el reloj de pulsera también en la residencia

Rolf, que sufre demencia y tiene más de 80 años, dejó su reloj de pulsera Navigil en casa cuando se trasladó a la residencia de ancianos. Después de una experiencia aterradora, que le supuso estar acostado solo en el suelo durante mucho tiempo hasta que recibió ayuda, quiso recuperar su reloj.

La residencia estuvo de acuerdo en permitirle usar su reloj de pulsera privado. Le llevó un tiempo entender por qué venía a ayudarlo una enfermera, en lugar de sus parientes. Aún así, se sintió aliviado al recibir ayuda.

Rolf también tenía algunos problemas para dormir y el médico   le recetó   somníferos. La hija de Rolf le mostró al médico el registro de actividad del reloj de pulsera. El médico estaba muy impresionado al poder ver en el registro lo bien que había respondido Rolf al medicamento . El médico también pudo ver que, si Rolf estaba despierto a pesar de los somníferos, requería más alivio para el dolor.

El médico quedó impresionado con el reloj de pulsera Navigil. Muchos de sus pacientes tienen demencia y no son capaces de decir si tienen dolor o si están despiertos durante la noche. El reloj de pulsera sería realmente útil para este grupo de pacientes.

El seguimiento de la actividad y el patrón de sueño en la residencia era útil para hacer seguimiento del sueño de Rolf   y, probablemente, de su dolor también.

Un usuario tuvo un accidente cerebrovascular durante un paseo de rehabilitación y envió una alarma al centro de emergencias

Simon tiene 65 años y tiene antecedentes de dolor torácico ocasional. Su esposa le ha comprado un reloj de pulsera Navigil como regalo. A Simon le gusta su nuevo reloj porque le queda bien. El reloj está conectado a un servicio de emergencia de alarmas en el que su esposa le ha registrado. Simon usa el reloj cuando sigue su programa de ejercicios.

Un domingo por la mañana Simon sale a dar un paseo de rehabilitación. A pesar de que no se sentía completamente bien cuando se despertó, trata de mantenerse al día con el programa de rehabilitación porque sabe que irá al fisioterapeuta la próxima semana.

Después de dos kilómetros de caminata rápida en el parque, Simon siente un fuerte dolor en el pecho. Se cae al suelo dolorido. Como es temprano por la mañana, no hay nadie más en el parque para escucharlo. Presiona el botón de alarma. El reloj vibra y un pitido confirma que se ha enviado un mensaje de emergencia.

Pronto una voz que sale del reloj dice: «centro de ayuda, ¿estás bien?». Simon apenas es capaz de decir: «ataque – ayúdame!». La ubicación de Simon se transfiere al centro de emergencias y se muestra en el mapa.  El centro de ayuda envía una alarma al centro de emergencias y, enseguida, una ambulancia está en camino para ayudar a Simon.

Una anciana se siente segura cuando usa el reloj de pulsera

Una anciana vive en la misma casa que su hija. Se maneja bien en su vida cotidiana, pero tiene miedo de dormir sola.

La hija tenía planes para irse de vacaciones en verano y pidió una estancia de corta duración en una residencia para su madre.

La residencia sugirió el uso de un reloj de pulsera de seguridad que haría innecesaria la estancia. De esa manera la enfermera de atención domiciliaria podría acudir, cada vez que la señora pidiera ayuda.

Decidieron llevarse el reloj de pulsera y, así, la anciana podía sentirse segura en casa, cuando su hija estaba de vacaciones.

Rolf podría vivir un año más en casa usando el reloj de pulsera

Rolf tenía los músculos débiles debido a una enfermedad anterior. Al envejecer y volverse inestable, si se caía, no podía levantarse sin ayuda. Tenía un teléfono con un botón de alarma pero, cuando comenzó a olvidarse de llevárselo, estaba indefenso si se caía. Esto le pasaba, tanto en interiores, como al aire libre.

Rolf tenía 80 años y tenía una demencia incipiente, cuando comenzó a usar el reloj de pulsera de seguridad. Todavía era capaz de aprender que debía apretar el botón cuando necesitaba ayuda. Cuando comprobó que recibía ayuda al pulsar el botón, quería llevar el reloj todo el tiempo.

De vez en cuando, Rolf salía de su casa y se perdía. Su hija usó la función de ubicación en el servicio de Navigil para encontrarlo y lo trajo a salvo a casa.

Estas funciones le permitieron a Rolf permanecer en casa un año más antes de mudarse a una residencia.

Vivir en su casa significaba una mejor calidad de vida para él.
El ahorro para su comunidad fue significativo, si se comparan los costos del cuidado domiciliario con los de las residencias de ancianos.

Una mujer de edad avanzada que sufre demencia no sabe dónde ha estado

Mary tiene 83 años y vive en casa. Ha sido diagnosticada con demencia en etapa temprana pero, con la ayuda de cuidadores que la visitan varias veces al día, está logrando mantener su independencia.

Su empresa de cuidados le ha dado un reloj de pulsera Navigil para asegurarse de que, si sale y no vuelve a casa a tiempo, los cuidadores pueden comprobar su ubicación y recogerla.

Un día Mary llama a su hija Lisa y le dice que le han robado el coche. Mary afirma que no ha usado su coche en los últimos dos días. Lisa le dice a Mary que lo comprobará con la policía y que le devolverá la llamada. Lisa sabe que su madre ha perdido la memoria un par de veces, debido a la demencia, y lo primero que hará será revisar la ubicación de la madre en los dos últimos días.

Lisa abre Internet e inicia sesión en el servicio de Navigil. Se entera, así, de que María ha estado a 10 km de casa ayer por la mañana. También se ha enterado de que María ha estado en un lugar durante una hora. Lisa decidió ir a esa dirección para comprobar si Mary había conducido allí con su coche. Una vez que Lisa llega, encuentra el coche de Mary y descubre que ayer Mary ha ido allí con el coche y ha vuelto a casa en taxi.

Un usuario está solicitando ayuda de la empresa de cuidados domiciliarios porque se ha perdido

Thomas tiene 75 años y vive en casa. Ha sido diagnosticado con demencia en etapa temprana pero, con la ayuda de cuidadores que le visitan varias veces a la semana, está logrando mantener su independencia.

Su empresa de cuidados domiciliarios le ha dado un reloj de pulsera Navigil para que, en caso de emergencia, Thomas pueda dar la alarma. Además, la empresa de cuidados puede llamarle a diario para comprobar que todo está bien.

John, que está trabajando para la empresa de cuidados, está sentado en una sala de monitoreo en la que tiene una pantalla de ordenador con la herramienta de web de Navigil. Hace unos minutos, Thomas llamó a la empresa de cuidados a través del reloj de pulsera Navigil, y pidió ayuda porque se perdió.

La empresa de cuidados envió un coche a la ubicación que se identificó, mediante la herramienta de web de Navigil. Después de 30 minutos, el coche de la empresa de cuidados llamó a John y le dijo que Thomas no estaba en la ubicación que se les comunicó a ellos. John les indicó una nueva ubicación a dos manzanas de la ubicación que se les había dado anteriormente. El coche de la empresa de cuidados se dirigió a la nueva ubicación y encontró a Thomas allí.

Gracias por devolverme la vida

Una señora que vive sola en el centro de Helsinki disfruta paseando por las calles de la ciudad. Le gusta pasear por la ciudad y ver a la gente que se apresura para ir a sus trabajos. También le gusta encontrarse con sus amigos en las cafeterías.

Una vez, mientras caminaba por la ciudad, se sintió confusa. No sabía dónde estaba o cómo volver a casa. Ella sufre una demencia leve. Cuando le sucedió por segunda vez, se asustó mucho y decidió abandonar sus caminatas diarias. Ella no quería perderse más, así que mejor quedarse en casa.

La organización de atención domiciliaria le trajo un reloj Navigil y le mostró cómo llamar para pedir ayuda. Confió en la solución Navigil y reanudó sus caminatas diarias. Después de algún tiempo y algunos paseos, envió un mensaje de agradecimiento a la organización de atención: «Gracias por devolverme la vida».

Referencias

Para nosotros, es absolutamente esencial ayudar a las personas mayores a vivir de forma independiente en casa y, al mismo tiempo, brindar tranquilidad a sus seres queridos y cuidadores. Creemos que la demanda de los clientes de buenas soluciones seguirá creciendo. Para satisfacer la demanda, los nuevos dispositivos inteligentes de Navigil con extensos datos de bienestar y seguimiento de la ubicación serán sin duda un gran paso adelante. Añaden valor a nuestros servicios y los estamos esperando con impaciencia.

Señor Kaj Ignatjew

Director general,
AddSecure Smart Care Oy, Finland

Estoy tan aliviado y me siento tan feliz recomendando el reloj de pulsera Navigil. No prescindiría de él por ninguna razón. Hannu también está deseando usar su estupendo reloj.

Sra. Raija Eskelinen
La hermana y cuidadora de Hannu
Hannu tiene síndrome de Down

 

Navigil S1 es el único producto que hay en el mercado de teleasistencia con las características que nos exigen nuestros clientes ahora. Es mucho más probable que se use un reloj que los colgantes y dispositivos de seguimiento actuales.

Sr. Mark Baker

Community Alarm Manager, Elmbridge Borough Council, Reino Unido

Navigil S1 tiene las características que nuestros clientes de teleasistencia han estado pidiendo. A día de hoy, estamos encantados de proveer varios cientos de unidades de estos dispositivos para corredores. No hemos encontrado soluciones similares o que se acerquen a lo que es posible hacer con los productos de Navigil para apoyar el bienestar y la seguridad de nuestros clientes. Esperamos que nuestros activos clientes estén encantados usando un reloj de pulsera elegante como S1 – han estado esperando un dispositivo que no los etiquete como personas que necesitan ayuda. El S1 es una poderosa herramienta que nos permite fortalecer nuestra posición como líderes de mercado en el área de la seguridad basada en datos y el bienestar en la asistencia domiciliaria.

Sr. Aki Kuivalainen
CBO, Stella Kotipalvelut Oy, Finlandia
Reloj de pulsera de bienestar

Navigil 580

 

es una solución perfecta para las personas que desean vivir una vida independiente. El discreto reloj de pulsera analógico no etiqueta a los usuarios como personas que necesitan ayuda. El teléfono LTE, la ubicación GPS y las funciones de monitoreo de actividad permiten pedir ayuda con sólo apretar un botón. También permiten localizar rápidamente a los enfermos de demencia perdidos. Además, sirve como alerta temprana sobre tendencias preocupantes que puedan afectar al bienestar a largo plazo.